La mayor parte del tiempo que se dedica a un proyecto de diseño tiene lugar en las fases de documentación detallada del diseño y la construcción, pero los costes y el aspecto general del edificio se establecen en gran medida en una fase inicial, durante el diseño conceptual. Puesto que el diseño conceptual es tan importante para el diseño final del edificio, lo lógico sería disponer de un flujo constante de información digital del edificio, de principio a fin.

Sin embargo, las herramientas de modelado conceptual y las herramientas de diseño detallado son a menudo entornos independientes (soluciones de software sin ninguna relación entre sí), de modo que los modelos de edificios surgidos de estas dos fases de diseño no tienen ninguna relación desde el punto de vista digital.