Una solución BIM creada específicamente, como Revit Architecture, ofrece a los arquitectos una forma diferente, intuitiva y sólida de diseñar edificios. Su enfoque paramétrico al modelado es la esencia del verdadero diseño arquitectónico, pero también representa una nueva y revolucionaria forma de utilizar un ordenador para diseñar. La transición de la tecnología basada en CAD a la tecnología de CAD de objetos es un cambio gradual. Pasar al modelado de construcción paramétrico es un cambio más importante, pero resulta especialmente atractivo para las empresas que desean utilizar la tecnología con la máxima eficiencia. La formación y la concienciación sobre BIM (los impresionantes beneficios que puede aportar, así como los cambios en el flujo de trabajo que precisa) son las principales armas para hacer frente a esta resistencia natural al cambio.

Estrategia de implantación para BIM

 

Una estrategia de implantación formal es un componente esencial para que cualquier despliegue de BIM resulte satisfactorio, y debe ir más allá de un mero programa de formación y despliegue. Debería dar respuesta frontal a los cambios organizativos y del flujo de trabajo inherentes a BIM.

La estrategia de implementación también debe abordar el modo en que la nueva solución coexistirá inicialmente con las aplicaciones de diseño 2D o modelado 3D. Abandonar de forma masiva estas aplicaciones de diseño que van a ser sustituidas es poco práctico y, a menudo, poco acertado, pero a medida que se amplía la implantación, la estrategia también podría incluir planes para la retirada por fases de los sistemas antiguos, en caso necesario.

Las empresas deberían analizar de qué modo pueden acceder al modelo de información de edificios mediante aplicaciones relacionadas con el mismo como análisis energético, estimación de costes y especificaciones. Más concretamente, analizar el trabajo que se debe realizar hoy de forma que coincida con las herramientas existentes.

Para las empresas que llevan a cabo proyectos de gran envergadura, la estrategia de implantación debería incluir una serie de pautas para crear y trabajar con modelos grandes (requisitos de hardware adicionales, técnicas para reducir la complejidad de los modelos, etc.).

Lo que hace falta

Como BIM representa un nuevo enfoque para el diseño de edificios (no sólo la implementación de una nueva tecnología de apoyo), las empresas deberían prestar atención a la composición del equipo de transición. El equipo debería estar formado por individuos ágiles y abiertos al cambio, que comprendieran la visión global y actuaran como evangelizadores de BIM.

Su equipo debe proceder de toda la organización y ser reflejo de los cambios subyacentes en los procesos que genera BIM. Además, su comunidad de usuarios debería extenderse más allá del núcleo central formado por los operarios de CAD. De hecho, no debería poner a trabajar a sus mejores operarios de CAD en una solución como Revit Architecture; debería poner a sus mejores arquitectos y diseñadores de edificios.

transicion-a-bim500